Pablo

Pablo, es un tipo normal. Estudia derecho, juega al básquet, sale con sus amigos, nada del otro mundo. Lo único que lo hace distinto es que es muy alto, nada mas.

Pablo vive en una ciudad aun mas normal que el, que a pesar de ser tan grande todo el mundo se conoce.

Un día pablo decide buscar trabajo, y lo encuentra bastante rápido. Los padres de su novia, o sea sus suegros, tienen una fábrica de matafuegos.

Pablo empieza a viajar por la ciudad en una utilitaria buscando matafuegos vacíos de los clientes chicos y vuelve al otro día con uno lleno. Nada más, un trabajo normal como el de cualquiera.

Un día en su recorrido entra a un bar muy pequeño, en este hay mucha gente mayor jugando cartas, casi todos juegan al chin-chon por algunas monedas y otros al truco. También hay aquellos personajes de los rincones de los bares que están solos, tomando whisky o gin, esas cosas que toma la gente para tratar de olvidarse de la vida que les toca. Pero eso no importa, porque es un bar mas de la ciudad, tan normal como pablo o cualquier persona en el.

Pablo después de hacer lo que acostumbra con el cliente decide sentarse a tomar una botella de coca cola, no un vaso, esas botella chiquitas de vidrio retornables que solo venden en bares y kioscos, esas que son mas ricas que las demás botellas de todos los tamaños.

Luego de haberse acomodado en un cómodo banco junto a la barra, toma la botella y toma del pico, como cualquier tipo que solo toma una botella de coca cuando tiene mucho calor después de un día de trabajo.

Hay un gran silencio en el bar, solo lo interrumpe la puerta que se abre de un golpe. Entra Fido, el perro del viejo del kiosco de revistas de la esquina, se lo ve muy triste, avanza hasta la barra y pide whisky, toda la botella, parece desolado. Pobre Fido.

Pablo lo mira por unos minutos y decide ir a preguntarle que le pasa al pobre Fido. Se acerca se sienta junto a el y dice:

-Mierda, que cara, ¿Qué es tan grave que hace que uno se tome toda la botella?

-nada, no lo entenderías, ¿que podes saber vos?

-capaz que no, pero por ahí te ayuda en algo

-puede ser… usted es un buen hombre joven. Mire yo corro motos, todo el dia, desde que abre el puesto de revistas hasta que cierra. Siempre les ladro a todas las motos, nunca se me escapa ninguna, y a todos los motociclistas les saco un pedazo de pantalón o zapato que guardo como trofeo.

-¿y eso es tan malo?

-no se apresure hombre. Por la mañana temprano salimos con Alberto de casa, caminamos lentamente las 27 cuadras que hay desde casa al puesto de revistas, siempre es agradable caminar con un amigo como el. Y por la noche cuando nos vamos caminamos de vuelta.

- ¿y entonces que es lo que le aqueja tanto?¿le paso algo a Alberto?

-no amigo, algo peor. Hace poco mejoraron las ventas, y Alberto decidió ampliar el negocio, y, y…. no puedo me parte el alma

-vamos hombre que no debe ser tan malo

-Alberto decidió comprarse una moto para hacer delivery!!!

-pero eso es muy bueno, así crece el negocio de uno

-¿ve que no entiende? Que voy a hacer con mi vida! Eh ladrado a cada moto y masticado cada pierna de motociclista cuanto he visto. Y ahora Alberto tiene una moto! No puedo soportarlo, mi mejor amigo con mi peor enemigo junto!

-pucha eso si es grave amigo, pero comprenda que usted también tiene que crecer

-no se, no se que voy a hacer

-tengo una idea, persiga autos!

-¿autos?

-si amigo eso es el futuro

-claro como no lo pensé antes!? Usted si que es un gran hombre joven

-no se preocupe, mañana empieza con los autos y listo

-adiós amigo, y muchas gracias, voy a reconciliarme con Alberto!

-chau y buena suerte, si necesitan un matafuegos ya sabe a quien buscar

Así termina la charla de pablo y fido, definitivamente hoy pablo tuvo un día no normal. Decidió tomarse una coca en vez de seguir con su trabajo. Son cosas que pasan todos los días en las vidas normales, normales como la vida de pablo, o normales como la gran ciudad donde vive pablo y sus amigos


seguro esta mal redactado y todo pero fue el flá del momento, lo escribi rapidito si se me iba de la cabeza

2 comentarios: (+add yours?)

Belu dijo...

Esta genial escrito, tal como está. Me encantó.

M@r0 dijo...

Me gustó mucho! X un momento pensé q era algo q le había pasado a Pablo algo así... Hasta q empezó a hablar con un perro!!
Juaz!

Ta re bueno!

Publicar un comentario

 
Licencia Creative Commons
La Cafetera por Cafe Chop se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.